Servicios Jurídicos para Pymes

La gran competencia en la economía digital obliga a las pequeñas y medianas empresas (PYMES) a buscar financiamiento e inversiones para mantenerse en el mercado, a implementar estrategias innovadoras haciendo uso y explotación de objetos protegidos por los derechos de propiedad intelectual, así como, a auxiliarse de las tecnologías de la información y comunicación para encontrar nuevas formas de prosperar. Frente a este panorama proporciono dos modelos de servicios jurídicos para la operación, la contratación y la seguridad de los derechos de las PYMES y de los emprendedores.

Desarrollo el modelo jurídico eficiente y especializado para la atención de las PYMES en áreas legales que, junto con las partes operativa y financiera, se consideran estratégicas, tales como: contrataciones mercantiles, civiles, laborales, comercio electrónico, tecnologías de la información y comunicaciones, derechos autorales y artísticos, propiedad industrial, protección información confidencial, protección de datos personales, autorregulación y políticas de privacidad. El modelo se basa en el análisis de los sectores de servicios, industrial y comercial a los que pertenezcan las PYMES, con el fin de que cuenten con la planeación, la prevención, la seguridad en sus contrataciones y logren el desarrollo exitoso de sus estrategias de negocio.

Las PYMES tienen derechos que deben proteger y defender, pero aun sin desearlo, están expuestas a procesos legales que surgen en el desarrollo de sus actividades internas y externas. A diferencia de las grandes empresas que cuentan con su propio departamento jurídico y un catálogo de despachos externos, las PYMES no pueden solventar un gasto de este tipo. Las soluciones estratégicas profesionales de mis áreas de práctica, son propuestas para atender conflictos legales a la medida de las PYMES; permitiéndoles hacer frente a riesgos que dificultan su supervivencia, pérdida de bienes o disminución de ingresos; así como los hombres y mujeres de negocios, estarán en posibilidades de una mejor toma de decisiones y mantener intactas sus expectativas de éxito, evitando la incertidumbre que genera cualquier disputa legal.